RECORRIDO ALCAZAR

Alcázar de Toledo

El edificio del Alcázar ha conservado en su interior una serie de espacios singulares que el Museo del Ejército ha puesto en valor para que el público pueda visitarlos y conocerlos in situ. Estos espacios, que constituyen lo que hemos denominado “Recorrido Alcázar”, aparecen señalizados en el plano de situación en color morado, en distintas plantas del edificio. En cada uno de ellos, los visitantes encontrarán un texto explicativo que les acerca a la historia y al uso que tuvieron. La Capilla Imperial incluida en este recorrido, por sus dimensiones e importancia arquitectónica, se ha incorporado ademas como espacio expositivo.
 

Capilla Imperial
Capilla Imperial

En la Capilla Imperial, situada en la entreplanta 6B,  encontramos la pieza de mayores dimensiones que custodia el Museo del Ejército;  la Tienda Indo-portuguesa conocida como Tienda de campaña de Carlos V. En su entorno se contextualizan piezas pertenecientes a la dinastía de los Austrias, principalmente a Carlos I y Felipe II.

En esta  planta se dedica un espacio expositivo a la Historia de las Fortificaciones, mostrando su evolución desde época romana y medieval a través de diferentes maquetas. Destaca entre ellas  la maqueta de 1701 “Estudio de Fortificación de Felipe V”. Los modelos de cañones que se exponen  ayudan a entender las modificaciones que experimentan las fortificaciones para hacer frente a la nueva artillería.

 

Despacho del Coronel Moscardo
Despacho del Coronel Moscardo

El espacio que hoy conocemos como Despacho del Coronel Moscardó, era el despacho del Director de la Academia de Infantería, Caballería e Intendencia cuando estaba situada en el Alcázar de Toledo. Fue utilizado por el Coronel Moscardó, comandante militar de la Plaza de Toledo y jefe de la Escuela de Gimnasia, durante el asedio que sufrió el Alcázar entre el 21 de julio y 27 de  septiembre de 1936.

 Esta sala se ha conservado tal y como quedó después de aquellos ataques. Huellas de disparos y desperfectos pueden verse  aún en sus paredes y techo. Aquí también se muestra parte del mobiliario que estuvo en la estancia, así como un ejemplar del diario de operaciones del coronel Moscardó.

Puerta Omeya
Puerta Omeya

Este arco de herradura  formó parte del acceso monumental al recinto fortificado del Alcázar en época Omeya. Es muy posible que comenzara a construirse en el siglo X durante el califato de Abd-al-Rahman III.

Sala de las Banderas (antiguas caballerizas)
Sala de las Banderas (antiguas caballerizas)

Las actuales salas de Banderas y Artillería así como de Armas de Fuego y Armas Blancas ocupan el espacio que en la época renacentista se utilizó como caballerizas o establos para los caballos. Existían las caballerizas viejas y las nuevas, éstas últimas se reformaron en tiempos de Carlos I y Felipe II.

Fresquera
Fresquera

Espacio dedicado a la conservación de alimentos. Cuenta la tradición que en este lugar estuvo prisionera  Doña Blanca de Borbón en el siglo XIV.

Cisterna romana
Cisterna romana

En estas construcciones se recogía el agua de lluvia de las plantas superiores. Entre los restos arqueológicos se ha conservado parte de una cisterna romana y otra de época islámica. Una tercera cisterna se sitúa en la Sala de Historia del Alcázar, en ella almacenaba el agua procedente del ingenio que Juanelo Turriano construyó en 1568.

Cripta
Cripta

En la cripta se encuentran enterrados los restos de algunos militares y civiles que defendieron el Alcázar durante el asedio que se llevó a cabo del 21 de julio al 27 de septiembre de 1936.

Aljibe
Aljibe

En el siglo XV se construyeron aljibes, de ladrillo y planta rectangular, para almacenar el agua procedente del río Tajo. Actualmente se han recuperado estos espacios para la visita pública.

Escalera de caracol
Escalera de caracol

Estas escaleras llamadas Caracoles Secretos están situadas en diferentes zonas del Alcázar y eran utilizadas principalmente por el personal de servicio.

Escalera Imperial
Escalera Imperial

Situada en el frontal del Patio de Armas, esta escalera fue diseñada por el arquitecto Francisco de Villalpando siguiendo el estilo renacentista en época de Felipe II. La escalera  fue reconstruida después de la Guerra Civil española siguiendo las trazas renacentistas con los peldaños de granito originales.