AL SERVICIO DEL PROTECTORADO: ESPAÑA EN MARRUECOS 1912-1956

  Del 18/12/2012 al 10/02/2013. Todos los días

Portada Catálogo

Comisario: Coronel D. Juan Ignacio Salafranca Álvarez.

 

En este año 2012, se conmemora el centenario de la firma del tratado por el que España y Francia se comprometían a promover el desarrollo

político, social, cultural, administrativo y militar de Marruecos en sus respectivas zonas de influencia, bajo la forma de protectorado, es decir,

tutelando e interviniendo la acción política y la administración de los distintos elementos que el gobierno del Sultán fuese creando hasta estar en

condiciones de asumir su independencia. El Ejército español tuvo un destacado protagonismoen el desarrollo de aquel protectorado.

Inicialmente, sometió a la autoridad del Sultán la totalidad del territorio de su zona de influencia que, hasta entonces, escapaba por completo a

todo control. Para ello, desde antes incluso de la firma del tratado, tuvo que hacer frente a una larga guerra para someter primero a los distintos

aspirantes al trono del Sultán, luego a los señores de la guerra de las distintas áreas y, finalmente, a la autoproclamada República del Rif.

En paralelo a esta progresiva pacificación del territorio y a la consiguiente creación del tejido social y administrativo del país, el Ejército continuó

siendo un factor importante, pues todo el entramado de la Administración estuvo tutelado por los interventores que, salvo contadas

excepciones, fueron cargos desempeñados por oficiales del Ejército.Por otra parte, los medios y los hombres de este ejército sirvieron de base para el desarrollo

social de la nación marroquí en áreas tan diversas como la sanidad, las obras públicas, la educación o la explotación de los recursosnaturales.

Por todo ello, parece pertinente presentar, a través de esta exposición, la labor del Ejército como institución y la de sus hombres como parte

de la sociedad, desde la firma del tratado por el que se instauraba el Protectorado hasta la independencia de Marruecos, e incluso después

de esta.