HECHOS HISTÓRICOS

  

Grabado retrato de Francisco Pizarro
Grabado retrato de Francisco Pizarro

14 de Noviembre 1524.

EXPEDICIÓN  DE FRANCISCO PIZARRO AL PERÚ

Puede asegurarse que tal día como hoyse gestó una de las grandes empresas que protagonizaron los españoles en el siglo XVI.
 
Francisco Pizarro, un experto y valiente Capitán, que había combatido a las órdenes del Gran Capitán, Gonzalo de Córdoba, en las campañas de Italia y luchado en Méjico y Centroamérica durante 15 años, embarca en este día en un mal navío con 112 hombres y cuatro caballos, dispuesto a conquistar el inmenso y rico territorio de los incas, del que había oído hablar por las narraciones de Pascual de Andagoya.
 
Esta primera expedición estuvo plagada de calamidades y murieron muchos de los expedicionarios, la mayor parte de hambre y otros en lucha contra los indios. Regresaron finalmente a Panamá, y, el 10 de marzo de 1526, Pizarro, Luque y Almagro decidieron organizar una nueva expedición.

 

Iniciado el viaje, las dificultades fueron otra vez grandes y la mayoría de los expedicionarios quisieron regresar, cuando, encontrándose en la isla del Gallo, adyacente a la costa sur de Panamá, llegaron dos barcos enviados para recogerlos. En aquel momento, Pizarro desenvainó su espada, trazó una línea en la arena y dijo: "Compañeros y amigos: este es el camino de las penalidades -señalando hacia el Sur- pero por él se va al Perú, con hambre y miseria hoy, pero con riqueza y gloria duradera mañana. Por allí -indicó con la punta de la espada hacia el Norte- se va a Panamá, con su pobreza eterna y el pan amargo del fracasado. ¡Quien sea buen español, que elija lo que le parezca”.